El Trabajo Espiritual de las Naciones Unidas y la Liberación de la Humanidad

Salvando a la Humanidad

Febrero del 2008

La "afilada tijera del dolor debe separar lo real de lo irreal; el látigo del dolor debe despertar a la vida refinada, el alma dormida; el sufrimiento producido por la extirpación de las raíces de la vida en el terreno del deseo egoísta, debe ser soportado, y entonces el hombre quedará liberado." Así reza el Antiguo Comentario en una de sus estrofas más místicas.

El Maestro Tibetano Djwhal Khul en Los Rayos y las Iniciaciones de Alice A. Bailey

Nuestro mundo es interdependiente. Actualmente es más evidente, como nunca, que el propio destino está vinculado al destino de la totalidad. Tenemos la obligación, individual y colectivamente, de ayudar a los destituidos que se encuentran entre nosotros, basándonos en una profunda apreciación de nuestra humanidad compartida.

Secretario General Ban Ki-moon, Lanzamiento del Llamado Humanitario de la ONU del 2008,
Ginebra, 23 de Enero del 2008


Estimados amigos:

En uno de los puntos de diálogo en el Foro de Discusión, enfocado en esta iniciativa de meditación, uno de los participantes se refiere a un singular mural abstracto, en relieve, ubicado en la pared exterior oriental del Edificio de la Asamblea General, con vistas al jardín de rosas de las Naciones Unidas. Investigando sobre esta escultura, otro participante encontró que esta obra abstracta de 50x17 pies, creada por el artista norteamericano Ezio Martinelli también se conoce por el nombre de “Aspiración”.

El catálogo del Museo de Arte Americano Smithsoniano describe, así, este mural abstracto en relieve: “Esta pieza es de aluminio dorado y en su centro está el elemento principal, un rayo de sol de aluminio radiando hacia fuera.”

Este parece un símbolo muy apropiado para el trabajo de la Asamblea General y es sobre este cuerpo principal de las Naciones Unidas, sobre el que queremos centrar nuestro enfoque en la carta de este mes.

Fundada en 1945, bajo la Carta de las Naciones Unidas, la Asamblea General está destinada a ocupar una posición central como órgano principal de deliberación, ejecutor de políticas y representante de las Naciones Unidas. Actualmente consta de los 192 Integrantes de las Naciones Unidas, quienes utilizan este cuerpo principal para la discusión multilateral sobre una gama completa de temas internacionales cobijados bajo la Carta. La Asamblea General también desempeña un papel importante en el establecimiento de los criterios y codificación de la ley internacional.

Durante muchos años se ha creído que el trabajo de este cuerpo principal ha sido desviado y su poder usurpado por el Consejo de Seguridad, percibido con frecuencia por la opinión pública, como el representante de intereses particulares de unos pocos, oponiéndose al trabajo a favor del Bien Común de la totalidad.

Como resultado, el pasado otoño del 2007, el Presidente de la Asamblea General comisionó un Grupo de Trabajo cuyo propósito era enfocarse en la “Revitalización de la Asamblea General”. Según las palabras del Embajador Eladio Loizaga de Paraguay, uno de los dirigentes de ese Grupo de Trabajo, la Asamblea General debe desempeñar el papel que se le asignó, tal como se describe en la Carta de las Naciones Unidas.

Al anunciar el tema principal, el presidente de la Asamblea General, Srgjam Kerim, afirmó: “sobre todo, la Asamblea General se fortalece y se hace más efectiva y relevante en las vidas de las personas del mundo, si unidos atendemos los retos que enfrentamos y logramos resultados”.

Con este fin, entre sus diversas actividades, la Asamblea General convocó un encuentro sobre “La Estrategia de la ONU Contra el Terrorismo Global” en diciembre del 2007, una iniciativa adoptada inicialmente en el 2006 y que será revisada nuevamente en el próximo encuentro en el otoño del 2008.

Intentando comprender mejor el flagelo del terrorismo que asecha a la humanidad y al planeta, se celebró una Conferencia conjunta de la ONU en Tunicia (Túnez), del 15 al 17 de noviembre del 2007. Uno de los objetivos de esta conferencia era examinar las condiciones en las que prospera este flagelo.

Dirigiéndose a esta conferencia, el Secretario General Ban Ki-moon enumeró las siguientes condiciones:

Conflictos prolongados no resueltos;

Deshumanización de las víctimas;

Falta de cumplimiento de la ley y violaciones de los derechos humanos;

Discriminación étnica, nacional y religiosa;

Exclusión política;

Marginalización social y económica;

Falta de buen gobierno.

Además, añadió lo que todos sabemos: aunque esas condiciones sean locales inicialmente, tienen consecuencias para todas las naciones y personas.

Resumiendo los resultados de la conferencia, el Servicio de Noticias de la ONU enfatizó los anteriores puntos: “Los participantes estuvieron de acuerdo en que el terrorismo florece en los ambientes donde existe el descontento, la exclusión, la humillación, la pobreza, la opresión política y los abusos a los derechos humanos, como también en los países embarcados en conflictos regionales.”

Ofreciendo una solución inequívoca, el Sr. Ban se dirigió a cerca de 200 participantes, que representaban a todos los continentes, así como organizaciones internacionales, institutos de investigación y a la sociedad civil:

“Permítanme ser claro: cuando nos decidimos por los derechos humanos, a combatir la pobreza y la marginalización, apoyamos el buen gobierno y el cumplimiento de la ley, lo hacemos porque esas actividades tienen un valor intrínseco y deben ser buscadas por derecho propio. Pero mientras lo hacemos, también trabajamos para contrarrestar el terrorismo y atendemos las condiciones mismas que conducen a éste.”

Es dentro de la Asamblea General en donde las personas del mundo comienzan a verse mutuamente reflejadas, reconociendo el destino común de la familia humana. Es dentro de este órgano donde los principios espirituales de la Era Acuariana pueden verse de manera incipiente: la compasión, el amor, la unidad y la cooperación en una escala mundial.

Durante el actual estado meditativo, quienes trabajamos con el delineamiento de meditación “El Trabajo Espiritual de las Naciones Unidas y la Liberación de la Humanidad”, nos enfocamos en la Asamblea General viendo a este gran órgano internacional como el vehículo a través del cual fluyen las esperanzas y aspiraciones de las personas del mundo; lo visualizamos como el punto central a través del cual afluyen las energías espirituales de los Maestros de Sabiduría y del Mundo Supramundano. Mientras hacemos esto, contemplamos el propósito divino que busca guiar el trabajo de las Naciones Unidas.

Este mes somos asistidos en nuestro trabajo por las energías que afluyen a nuestro planeta desde el signo astrológico de Piscis. Piscis es el décimo segundo y último signo del horóscopo. En el tomo de Astrología Esotérica leemos que Piscis representa la liberación del alma de su cautiverio y su retorno a la tarea de Salvador del mundo.” (p. 100)

En este signo tenemos la oportunidad de cambiar nuestro enfoque de una devoción a las necesidades del yo separado por una respuesta compasiva a las necesidades del Bien Común.

Las energías sutiles de los mundos internos toman mucho tiempo en producir sus efectos en el plano objetivo tangible de la vida cotidiana. Sin embargo, este proceso puede fortalecerse con el poder inherente en la luz de numerosas mentes enfocadas en análogas formas mentales de Luz, Amor y Poder.

Por eso se le invita a unirse en el empleo del delineamiento de meditación que inspira esta iniciativa de meditación, “El Trabajo Espiritual de las Naciones Unidas y la Liberación de la Humanidad”, los viernes de cada semana (y en cualquier momento que usted elija) y también a unirse a los que vivimos cerca al Salón de Meditación de las Naciones Unidas, en un encuentro de meditación silenciosa el miércoles 20 de febrero, desde el mediodía hasta las 12:30 p.m. A continuación se celebrará un coloquio en las afueras del Salón de Meditación de 12:30 a 1:15 p.m.

Comprendemos que el pensamiento no permanece en un lugar; viaja a través de los éteres sin tener en cuenta las barreras del plano físico; por tanto, como en el pasado, les pedimos a los que viven fuera del área de la ciudad de Nueva York fortalecer este trabajo con el poder de sus pensamientos iluminados, recordando la sabiduría de la Agni Yoga, “La ley es que dos pensamientos unificados aumentan el poder siete veces”. (Hojas del Jardín de Morya, Vol. II, V, Par. 7, Sociedad Agni Yoga, Nueva York)

Se encuentran a su disposición copias del delineamiento de la meditación en inglés, polaco, portugués, ruso y español. Por favor solicítela. También puede encontrar la programación de los próximos encuentros del 2008, y se incluye una explicación del beneficio de la meditación en el momento de los Festivales Solares mensuales (durante la luna llena) en inglés, español y portugués: http://www.aquaac.org/un/medmtgs.html

Por favor háganos saber si desea recibir esta carta en español o inglés en la versión simple de texto.

Como siempre, se aprecian sus respuestas a esta carta o los pensamientos derivados de su reflexión al emplear la meditación sobre el trabajo de las Naciones Unidas. Usted puede compartir estas respuestas colocándolas en el UN Discusión Forum (Foro de Discusión de la ONU, en inglés solamente) o utilizando el e-mail UN@aquaac.org que también se encuentra en la despedida que va al final de este mensaje.

Le invitamos a reflexionar sobre la cita del mes (quote of the month) y su imagen cósmica acompañante que cambia el primero de cada mes.

Le dejamos con un pensamiento del libro Los Problemas de la Humanidad, que enfatiza el trabajo espiritual de las Naciones Unidas:

"El verdadero problema de las Naciones Unidas es doble; implica distribuir adecuadamente los recursos del mundo a fin de que no haya necesidades, y dar igual oportunidad y educación a los hombres de todas partes. Las naciones que poseen grandes recursos en realidad no son sus dueños, sino custodios de la riqueza del mundo y depositarios de la misma, para bien de sus semejantes. Llegará inevitablemente el momento en que, en bien de la paz y de la seguridad, los capitalistas de las diversas naciones se verán obligados a darse cuenta de ello y a reemplazar el viejo principio (que los ha regido hasta ahora) de adueñarse codiciosamente de los recursos, mediante el principio de compartir." (p. 183)

Que podamos recordar y encontrar inspiración en el rayo que hay en la parte exterior del edificio de la Asamblea General, rememorando que el resplandor solar, dador de vida, a su vez es el símbolo del Alma: “acerca y vivifica la tierra.”

Que este sea el trabajo de cada uno de nosotros y de la Asamblea General de las Naciones Unidas,

Aquarian Age Community
A 501(c)(3) not for-profit NGO in association with UN/DPI
http://www.aquaac.org
UN@aquaac.org
Commune@aquaac.org